El aceite esencial de orégano se usa desde tiempos inmemoriales para tratar diferentes enfermedades, infecciones de la piel, problemas digestivos y respiratorios, infecciones virales, micosis y alergias; se afirma que fortalece el sistema inmune e incrementa la flexibilidad de articulaciones y músculos. Se considera que este aceite es el más versátil y “el depurador de la naturaleza”.

El aceite de orégano contiene cuatro grupos principales de químicos que contribuyen a su potente poder curativo. Fenoles, como carvacrol y thymol, actúan como antisépticos y antioxidantes, mientras los terpenos, que son pineno y terpineno, tienen propiedades antisépticas, antivirales, anti inflamatorias y anestésicas. Linalool y bonreol son 2 cadenas de alcoholes que tienen propiedades antivirales y antisépticas. Estos son potentes agentes antifungales, dos de ellos que se encuentran en abundancia en el aceite de orégano son acetato linalyn y acetato geranyl. Aunque la efectividad se debe a un efecto combinado de los diferentes componentes, la efectividad se le atribuye principalmente al carvacrol.

Sorégano produce aceite esencial puro de orégano a partir de la variedad Lippia graveolens
conocido también como Orégano Méxicano,

El orégano es cultivado favoreciendo los ciclos naturales en armonía con el medio ambiente sin la utilización de fertilizantes o pesticidas, principalmente en campos propios,  también se adquiere de pequeños productores locales que cumplen con los mismos estándares, buscando apoyar la economía de la comunidad rural de la que somos parte.

El orégano es recolectado es cuidadosamente oreado en espacios especiales evitando la luz solar directa  para conservar los aceites esenciales.  El aceite esencial Sorégano se obtiene mediante el método de destilación por arrastre de vapor, cuidando todos los aspectos de calidad e higiene.